🥰 Por compras superiores a 50€ te regalamos una sesión de 30 minutos con una de nuestras expertas para resolver tus inquietudes y disfrutar más del sexo.

¿LA EYACULACIÓN FEMENINA EXISTE? SÍ, EXISTE. Por Bka de El Cajón de la Mesilla

La #Eyaculación Femenina es la expulsión de líquido vaginal, y se ocasiona gracias a la llamada “próstata femenina” que es el conjunto de las Glándulas Skene. Estas glándulas se encuentran alrededor de la zona de la uretra, como a 2cm de la vagina. La eyaculación NO sale por la uretra (que es por donde orinas), sino que sale por los dos conductos ubicados cerca del meato urinario. Por eso, la sensación de eyacular es parecida a cuando orinas. El líquido que sale, es diferente al flujo vaginal habitual. Este es más acuoso. Algunas mujeres no eyaculan hacia fuera, que es lo que ocurre en la mayoría de los casos, por eso puedes creer que esto de la eyaculación no te pasa a ti. Lo que pasa en estos casos, es que tu eyaculación se queda en el interior del canal vaginal y se confunde con el flujo propio de una excitación genital. También es por esto que quizá sientes ganas de ir al baño después de tener sexo. Otras veces no ves “tu” eyaculación debido a que, según algunas teorías, cuando notamos que sentimos que viene el orgasmo lo que hacemos es apretar la vagina, y esto hace que sea más difícil de expulsar dicho líquido. Por lo general la eyaculación femenina no es muy abundante, y sólo cuando la mujer está arriba o si tiene eyaculaciones más cuantiosas, es cuando se aprecia mejor durante las contracciones del orgasmo. Pero otras veces, es tan fuerte a veces que llegas literalmente a “empaparte”. Te empapas tú, empapas las sábanas y empapas todo lo que te encuentres alrededor. 💦 . Otra cosa diferente, y que no debemos confundir, es el #squirting o expulsión a chorro de masivas cantidades de líquido transparente, que se ha puesto tan de moda. Este líquido, o eyaculación “a chorro”, es mucho menos frecuente. La mayoría de mujeres no lo han tenido nunca, algunas sólo unas pocas veces, y una mínimo cantidad de mujeres –tras algunas prácticas de entrenamiento- les ocurre de manera frecuente, tras una estimulación vigorosa del punto G. [Si queréis saber más sobre este tema, dentro de poco dedicaremos otro post sobre el “squirting”].